Avisar de contenido inadecuado

EL POLLITO JUAN

{
}

EL POLLITO JUAN


Esta es la historia Juan, un lindo pollito que Dios creó en el cielo con todo su amor y a quien le llenó su corazón de buenos sentimientos, para enviarlo a la tierra y ponerlo en una familia gallinero, dulce y amorosa, que lo cuidara y le enseñara a crecer siendo un pollo bueno.
Nuestro Señor, sabía que no todas las familias de pollos seguían sus enseñanzas de amor y bondad y que había algunas desobedientes que no cumplían sus mandamientos, así que decidió enviar cuatro huevitos a cuatro familias gallineros, pero Juan solamente se quedaría en el hogar que estuviera lleno de amor.
DIOS: Llenaré tu corazón de lindos sentimientos para que hagas muy feliz a tu familia. Espero nunca te olvides de mí. TE AMO JUAN.
JUAN: Gracias papito Dios por querer lo mejor para mí, yo también te amo mucho y nunca te voy a olvidar.
Y entonces Dios con su maravilloso poder, lo envió a los tibiecitos nidos en busca del mejor hogar. La primera familia era una pareja de esposos muy jóvenes y mamá gallina lloraba y refunfuñaba sobre el huevito. Dios desde el cielo le pregunto:
DIOS: ¿Por qué estás molesta mamá gallina?
MAMÁ GALLINA 1: Me he pasado todo el día calentando este huevito, no he tenido tiempo de ir al salón de belleza y estoy engordando por pasármela acá sentada.
DIOS: %u2026Y tu esposo el gallo, ¿Dónde está?
MAMÁ GALLINA 1: Ese degenerado no vino anoche a dormir, seguro que está de fiesta con sus amigotes y yo acá cuidando este tonto huevo.
PAPÁ GALLO 1: (Sale bailando y bebiendo licor con otros pollos) ¡Que viva la parranda%u2026 y que vivan los gallos solteritos y sin compromisos!
Inmediatamente Dios supo que ese no era un buen hogar para su amado Juan y lo sacó de ese cascarón para llevarlo al nido de otra familia de pollos. Pero este nido se encontraba solo, frio y descuidado, entonces Dios pregunto:
DIOS: ¿Dónde están papá y mamá gallina?
PAPÁ GALLO 2: Acá estoy, un gerente importante como yo no puede dejar solo su cargo.
MAMÁ GALLINA 2: Yo también estoy trabajando, me gusta mucho el dinero y ser una gallina exitosa.
DIOS: Y si a los dos les importa más el trabajo, ¿Quién cuidará el huevito en su nido?
MAMÁ GALLINA 2 Y PAPÁ GALLO 2: Eso no es tan importante como trabajar, en la noche lo calentaremos.
Entonces Dios supo que en esta familia no había amor y se llevó a Juan a un nuevo hogar. Se sintió muy contento cuando vio que los dos padres cuidaban el nido, sin embargo algo extraño sucedía. Había otras gallinas y gallos de visita y cada uno opinaba sobre cómo debía ser el nuevo miembro de la familia, mientras que los padres iban pintando de colores el cascarón%u2026.! Qué extraña situación!
MAMÁ GALLINA 3 Y PAPÁ GALLO 3: Están en el nido con sus amigos.
POLLOS VISITANTES:
1- Debe tener ojos azules si es que quiere ser un pollo aclamado por las pollitas.
2- Debe tener plumas amarillas y naranja para ser el gallo más fuerte del gallinero.
3- Debe tener un pico largo y colorado para que le gane a los demás pollos cuando peleen.
En fin, cada uno opinaba sobre lo que debía ser el nuevo pollito y los padres complacían a todas sus amigos pintando el cascaron para que su hijo fuera como los demás querían que fuera.
MAMÁ GALLINA 3: Tienes que ser como lo dicen nuestros amigos para que te quieran mucho.
PAPÁ GALLO 3: Si quieres que me sienta orgulloso de ti tienes que ser como te estamos pintando.
Pero los padres gallo y gallina, nunca pensaron que debían aceptar y amar a su hijo como lo enviara Dios. Así que nuestro Señor supo que este no era un buen hogar para su amado Juan y se lo llevó.
Insistiendo Dios en la búsqueda de un buen hogar para el pollito Juan, llegó a un nido de apariencia muy humilde, mamá gallina y papá gallo se turnaban para calentar el nido. Papá preparaba ricas arepitas de maíz, mientras mamá gallina tejía un lindo saquito de lana para su hijo. Los dos esposos se daban besitos, se consentían y le hablaban al polluelo que aún vivía dentro del cascaron.
MAMA GALLINA 4: Hijito, estamos muy felices por que muy pronto estarás en este hogar llenándolo de alegría, eres una bendición de Dios.
PAPÁ GALLO 4: Amado hijo, te vamos a cuidar mucho y aunque tenga que trabajar, siempre sacaré tiempo para jugar contigo y enseñarte a ser un buen pollito.
Y mamá y papá gallina se arrodillaban y daban gracias a Dios por amarlos tanto y concederles el mejor regalo del mundo: Ser padres.
MAMA GALLINA 4: Gracias Dios por bendecir este hogar, por los maicitos que nos das, por este nido calientico, por nuestro hijo y por el inmenso amor que nos tienes.
PAPÁ GALLINA 4: Te prometemos Dios que cuidaremos a nuestro hijo, que seremos padres valientes para enfrentar las dificultades y que seguiremos tu gran ejemplo de amor.
Dios estaba muy feliz, por fin había encontrado un verdadero hogar para Juan, unos padres buenos, llenos de dulzura, dedicados a la familia, obedientes de las leyes de Dios y con unos corazones llenos de amor por su hijo. La mejor familia para Juan.
Entonces Dios los bendijo con el nacimiento de su hijo y poco a poco se fue rompiendo el cascaron, de donde salió sonriente Juan lleno de amor para sus padres, para sus amigos, para todos los pollitos del universo y ante todo para Dios, su amado padre. %u2026Y colorín colorado esta historia se ha terminado.
NANCY MEJÍA VILLA

{
}
{
}

Deja tu comentario EL POLLITO JUAN

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre